¿Cómo quitar el barro de la ropa ciclista?

6 consejos para quitar el barro de nuestra ropa ciclista de forma satisfactoria

Llega el otoño y las lluvias empiezan a ser más frecuentes. Esas lluvias de días anteriores pueden hacer que sea más divertido rodar por los caminos de tierra llenos de barro. Pero limpiar después nuestra bici llena de barro, y sobretodo, nuestra ropa ciclista no nos hará tanta ilusión.

¿Qué ciclista no se ha ensuciado nunca con el barro? No hace falta que seamos un ciclista profesional que acabe cubierto dramáticamente de barro, competiendo en la mítica prueba ciclista París-Roubaix o en una dura carrera de ciclocross en algún lugar remoto del norte de Europa.  

1. No esperes a que se seque el barro

Cómo podemos ver en muchas pruebas ciclistas de btt, los organizadores de dichos eventos suelen poner mangueras con lanzas que emanan agua con alta presión. Esta sería la solución ideal para desprendernos del barro no sólo de nuestra bicicleta sino de nuestra ropa, cambiándonos después con ropa seca.

No obstante, la realidad de muchos ciclistas es que llegan a casa con el barro ya seco. En ese caso, nunca poner nuestro maillot, culotte, chaleco o chaqueta ciclista en el cubo de la ropa sucia para limpiar después en la lavadora cuando puedas. Y tampoco, poner directamente la ropa en el tambor de la lavadora si la ropa ciclista está llena de barro seco, ya que podríamos provocar la obturación del filtro de nuestra máquina de lavado.

Lo ideal, es poner en remojo nuestra ropa ciclista en un barreño con agua tibia que no sobrepase los 30º para facilitar que el barro se ablande y se desprenda.

2. No frotar la ropa con elementos abrasivos de los tejidos

Al poner nuestra ropa ciclista en un barreño con agua tibia, es posible que tengamos la tentación de ir más rápido para retirar el barro seco si frotamos con algún tipo de cepillo. Frotar enérgicamente con un cepillo nuestra ropa ciclista puede provocar la destrucción de la textura interna del tejido técnico que permite la óptima transpiración de nuestro maillot o culotte.

Si deseamos frotar nuestra ropa, siempre que sea con nuestras manos y con suavidad. No tengamos tampoco la tentación de usar nuestras uñas para rascar barro. Nuestras uñas también pueden ser un elemento abrasivo de destrucción de las texturas de los tejidos técnicos de nuestra ropa ciclista.

3. Lavar siempre nuestra ropa ciclista con una temperatura máxima de 30 grados

Tanto si lavamos nuestra ropa ciclista a mano o con máquina, no podemos utilizar el agua para lavar que sobrepase los 30º de temperatura. Si el agua sobrepasa esa temperatura, es posible que se deformen las texturas del tejido técnico de tu ropa ciclista, provocando que el tejido técnico deje de hacer su función de facilitar la transpiración y que ese maillot, culotte o chaqueta hagan olor.

4. Utilizar siempre jabón neutro

También es muy importante utilizar jabón de PH neutro para lavar nuestra ropa ciclista. El jabón neutro para ropa está formulado para no dañar los tejidos más delicados como son los tejidos técnicos que se utilizan para la fabricación de la ropa ciclista.

Además, al ser de PH neutro, este tipo de jabones cuidan más a las personas que tienen las pieles más sensibles. El jabón neutro siempre va a facilitarte la tarea de lavar la ropa ciclista, tanto si lo haces a mano o en la lavadora.

5. Nunca utilizar suavizante para lavar nuestra ropa ciclista

Son muchos ciclistas que ha pesar de lo que diga las etiquetas, lavan su ropa ciclista en máquina de lavar o a mano poniendo suavizante porque creen que queda con un olor más agradable o mejora el tacto de su ropa con la piel. Seguramente, las campañas publicitarias de algunas marcas de suavizante tienen la culpa de vendernos esas “sensaciones” al publicitar su producto. Pero lo cierto, es que los suavizantes son los enemigos número uno de los tejidos técnicos que sirven para fabricar la ropa ciclista, ya que obturan las texturas que permiten la transpiración cuando sudamos.

6. Secar siempre nuestra ropa ciclista al aire

Siempre que sea posible, hay que intentar no secar nuestra ropa ciclista con  la máquina secadora. Lo mejor sería que la ropa ciclista se seque al aire y a ser posible sin que le de el sol de manera directa si hay altas temperaturas, así conservaremos más tiempo los colores que se han impregnado en la ropa mediante la técnica de la sublimación. La secadora también puede dañar y deformar la estructura de los tejidos técnicos. Si no nos queda mas remedido que utilizar la secadora, que sea con el menor calor posible.

Algunos ciclistas profesionales utilizan trucos para acelerar el secado de su maillot o culotte, como por ejemplo, retorcer con sumo cuidado la ropa lo máximo posible para desprenda el máximo de agua antes de proceder a su secado.

Más información sobre el cuidado, mantenimiento y lavado de la ropa deportiva de Inverse.